Scala Dei

La verdad es que Scala Dei es un pueblo de película. Situado a los pies del Montsant, dentro de un fértil valle (uno de los pocos), queda a unos 10 Km de Torroja y es de “obligación” visitarlo. Algunos de nuestros huéspedes se traen las bicicletas (sean Mountainbikes sean de carretera) y esta es la primera excursión que hacen, la carretera entre Torroja y Scala Dei de verdad que se las trae, por diminuta y llena de recovetos. Aprovechamos para apuntar que naturalmente el resto del Priorato es también una delicia para los amantes de las bibicletas.

Volvamos a Scala Dei, una vez superadas todas las curvas se nos abrirá este escondido valle con el pueblo pegado al monte. De hecho son apenas si una docena de casas, algunas de ellas tan enormes que valen por otras tantas docenas. Desgraciadamente se hallan todas en manos de particulares y es pues imposible visitarlas. Habrá que conformarse con admirar las fachadas y saber que están llenas de muebles antiguos (nosotros a lo largo de los años hemos conseguido visitarlas casi todas). Una de ellas era la residencia de verano del obispo de Tarragona, con capilla privada inclusive.

Scala Dei nunca ha perdido su atractivo turístico y es punto de confluencia de todo tipo de visitantes, desde los escaladores más empedernidos y fuera de lo normal, hasta los autocares repletos de “excursionistas de un dia o los jeeps de sorprendidos turistas “costeños” a quienes en Salou les han vendido una aventura para visitar los „indígenas” del interior. El pueblecito tiene pues dos restaurantes y tres tiendas/bodega en donde adquirir todo lo que el paladar pueda exigir. No suele estar repleto, pero existe el peligro de coincidir con uno o dos autocares, lo que en el Priorato es sinónimo de masas inesperadas.

Como Scala Dei se visita en poco tiempo, recomendamos no olvidar de continuar “por detrás” del pueblo para ir a la cartuja más grande y antigua de España, la cual, si bien está mayormente en ruinas, ofrece materia suficiente para pasar más de una hora en visita guiada y aprender como vivían estos 33 monjes de clausura en perfecto silencio y recogimiento, pero con todo el espacio y las amenidades que les ofrecía este convento inmensamente rico. Hace poco se ha reconstruido una de las llamadas “celdas” con todos sus accesorios internos y externos. Francamente interesante, pues no falta el claustro privado, el jardín, el reclinatorio, la calavera, etc. No se lo pierdan

Más arriba del monasterio se halla la ermita de La Pietat, que se puede visitar a pie desde el propio monasterio. También está permitido subir con el coche un camino empinado, para dejarlo aparcado más cerca de la ermita y una vez visitada y gozado de las vistas que ofrece su patio publado de grandes árboles, se puede continuar “hacia arriba” para llegar a la fuente de “La Pregona” al pie de la Roca de las Horas en pleno Montsant.

Para los senderistas Scala Dei es punto de partida de las mil y una caminatas, sin contar con los escaladores a los cuales les han abierto unas cuantas nuevas rutas directamente a pie de roca. Asi pues, Scala Dei los contenta a todos, a los amantes del vino, a los de las especialidades selectas como pasta de olivas, frutos secos, quesos, aceite, etc. a los gourmets con dos restaurantes, que si bien no son de lujo, cumplen con todos los requisitos de una comida honrada, a los amantes de la historia y la arquitectura, a los escaladores, a los dedicados a la naturaleza en general y a los admiradores de las grandes e imponentes rocas multicolores en particular.

Los empleados del Parque Natural del Montsant han limpiado antiguos caminos y abierto nuevos para que los visitantes interesados puedan admirar todavía con más detalle los insólitos paisajes del parque.